Esta formación rocosa esculpida por la naturaleza ofrece un panorama misterioso y enigmático; antiguos pobladores cuentan la leyenda de un tiempo remoto, cuando una serpiente de 7 cabezas vinculada al mal, trato de relevarse ante la primera patrona de este pueblo, la VIRGEN MARÍA, quien por intermedio de su poder divino petrifico a la bestia y hoy es atracción para los visitantes en esta tierra.
En este parque que ha sido implementada como una Phakcha (catarata), el visitante puede recorrer cada una de sus caminerías hasta escalar a la parte alta, desde donde puede obtener una vista panorámica de la Ciudad de Putina
Durante su paseo puede entremezclarse con alegres huallatas, que el parque alberga desde hace algunos años y el sonido de las aguas que brotan desde las entrañas del Sirpiqaqa.
El amanecer en Sirpiqaqa, en medio del brincar de vizcachas , graznido de las Bandurrias (qaqes), y otras aves que habitan, crean un clima cercano a la naturaleza como desde cuando se creó el mundo.
Siguiendo la leyenda que ambienta este escenario, muy cerca al muro colindante, los antiguos vecinos cuentan que los diablos, en épocas remotas, afilaban sus “cachos” (cuernos), cuya desgaste en la roca queda hasta nuestros días.
Ubicada en avenida 2 de setiembre.

CONOCER LOS PRÓXIMOS EVENTOS